Carta abierta a SANTIAGO PAVLOVIC URIONABARRENECHEA

Junio 12 10:22 2018

SEÑOR SANTIAGO PAVLOVIC URIONABARRENECHEA
PRESENTE
En el último capítulo de Informe Especial titulado “Carabineros, las horas más oscuras”, usted comienza el programa con tres preguntas, que como ciudadano “informado” me gustaría contestar, pero además le haré otras, que estoy seguro son las dudas que tienen la gran mayoría de los chilenos.
¿En qué momento se empezó a perder el respeto por la policía uniformada?
¿En qué momento dejamos de sentirnos orgullosos de nuestra Policía Uniformada?
¿En qué momento se “jodió” Carabineros de Chile”?
Fueron textualmente sus palabras.
Quiero partir por expresar mi absoluta molestia y rechazo a la última pregunta, que fue reiterativa en el programa, porque usted la planteó como una “aseveración” que involucra a una Institución entera con historia y prestigio a nivel mundial, afirmación que por lo demás es falsa, ya que nuestra Policía uniformada no ha dejado de cumplir su delicada y esforzada función, su compromiso con la ciudadanía y su profesionalismo, ni un solo día del año.
Carabineros de Chile como Institución, fue quien denunció los hechos de corrupción al interior de sus filas, poniendo todos los antecedentes en poder de la justicia, y eso demuestra que quien “se jodió” realmente, fue la red de ladrones que aprovechando su grado jerárquico y cargo, y aprovechando además el ejemplo de inmoralidad que los mismos políticos han institucionalizado,  intentaron imitar.
Usted sabe que manos negras del Gobierno anterior, recibieron de estos señores su tajada correspondiente, por lo cual era muy difícil que los investigaran, caso similar al de Gendarmería que la transformaron en una verdadera caja pagadora.
En su primera pregunta, le puedo indicar sin ninguna duda que el respeto en Chile se perdió no solo hacia Carabineros, sino a todas las Instituciones de la Republica, donde la palabra “Autoridad”,  inevitablemente se transformó en un atentado a los Derechos Humanos.
El respeto se perdió cuando ustedes, la prensa en general, comenzó una escalada de infamias hacia los organismos de seguridad, recalcando una y otra vez el uso desproporcionado de la fuerza, y victimizando a los que atacan con todo lo que encuentran a su paso a nuestras policías, las que ya no pueden defender ni siquiera sus propias vidas.
El respeto se perdió cuando dan tribuna diariamente a minorías radicales, destructivas y nocivas, olvidando los derechos de la abrumadora mayoría que no se manifiesta con hostilidad y violencia, porque se encuentran cumpliendo con sus responsabilidades laborales.
El respeto se perdió, cuando una mujer enferma de odio, a cargo de la empresa recaudadora de los partidos de extrema Izquierda llamada “Derechos Humanos”, con verdaderas tropas de asalto comenzó la gran operación de protección al delincuente y al terrorista, responsabilizando de todo justamente a quienes deben hacer cumplir la Ley, y olvidando por completo a las miles de víctimas de sus regalones protegidos.
El respeto se perdió, cuando los políticos transformaron su bandera de lucha llamada “Democracia”, en el negocio más rentable del país, donde participan familias enteras más sus amigotes.
El respeto se perdió, cuando los mismos transformaron el “Servicio Público”, en un “Servicio Personal”.
El respeto se perdió, cuando el “Poder Legislativo” se transformó en un  circo, donde con un par de votos, y sin ningún tipo de preparación profesional,  puede integrarlo cualquier desquiciado como por ejemplo, un Terrorista homicida confeso.
El respeto se perdió, cuando politizaron por completo al Poder Judicial, donde hoy vemos Jueces y Fiscales apartados del Derecho, como meros instrumentos para complacer a las mafias políticas de turno.
El respeto se perdió, cuando se confabularon todos los Poderes del Estado, y en especial ustedes la prensa, para desprestigiar y demonizar  a un Gobierno que tuvo que sacar al país de una de las peores crisis sociales y económicas de la historia, evitando una catastrófica guerra civil, donde han distorsionado descaradamente la verdad y las reales responsabilidades, obligando a las futuras generaciones  a repetir los errores del pasado, al entregarles una visión parcial, mañosa y odiosa de lo que ocurrido hace más de 40 años atrás.
El respeto se perdió, cuando el Partido Comunista, que jamás ha construido nada más que miseria en toda la historia de la humanidad, tomó el control y comenzó a manipular todos los movimientos minoritarios que ponen en jaque la vida normal de los demás, causando destrucción de Calles, Comercio, Colegios, Universidades, Iglesias, etc., causando paros en Organismos Públicos o Empresas tan trascendentales como los Puertos, y causando atrocidades tan vulgares como que mujeres se desnuden y muestren sus partes íntimas, para reclamar por “acoso”, que es simplemente ridículo, absurdo y grosero.
El respeto se perdió, cuando un Presidente destaca como mujeres que han sido un aporte al país,  a un hombre que ganó un Oscar por hacer el papel de travesti alcohólico y drogadicto, a una ex Mandataria que utilizó un título falso de médico e integró un peligroso movimiento terrorista (y no lo digo yo, sino ella misma), y una Senadora que tiene el record de firmas para que el Estado indemnice a falsos exonerados.
El respeto se perdió, cuando se propone al premio de “Derechos Humanos”, a la cabecilla de la organización Terrorista que asesino a una pareja de ancianos en su casa, quemándolos vivos.
Por eso y por mil cosas más, el respeto se perdió en forma generalizada a todas las Instituciones del país, no solo a  Carabineros,  sin embargo, los ciudadanos honestos que somos mayoría, seguimos y seguiremos sintiendo un profundo “respeto” por ellos.
La segunda pregunta solo ratifica la animadversión  personal suya con los Uniformados, porque somos millones de chilenos los que jamás hemos dejado de sentir “orgullo” por nuestros Carabineros, y creo que no hay nada más que decir sobre esto.
En su programa señor Pavlovic, usted aseveró que Carabineros de Chile en los últimos 10 años duplicó su presupuesto, pero que la delincuencia aumentó, culpándolos de ineficiencia en el cumplimiento de su  labor.
Sobre este punto le puedo indicar que es Usted el que está equivocado en su análisis, porque no hay que ser muy inteligente para ver la contradicción que en el mismo programa entrega como dato. Un delincuente que es 40 veces detenido, significa don Santiago, que Carabineros hizo bien su trabajo 40 veces, y que fue la justicia la que la hizo mal o simplemente no la hizo.
Sí señor Pavlovic es el Poder Judicial el que no está haciendo bien su trabajo, y usted nunca ha hecho un programa para denunciar a estos omnipotentes personajes.
Usted además asevera que 4 de cada 5 delitos no son denunciados, y tiene razón.
Le daré mi ejemplo personal para graficar el por qué.
Desde que llegué a vivir a la ciudad de Linares el año 2.000, tengo más de 40 denuncias en tribunales, incluyendo el secuestro y casi asesinato de mi esposa, y ninguno con resultados positivos.
Una pérdida de tiempo horrorosa, aparte de los malos ratos y gastos en Abogados (que solo son gratis para los delincuentes), para esperar que una Fiscal que el único caso que resolvió en su abnegada profesión, fue el robo de su propia casa, que dio la orden de investigar a la policía 4 o 5 días después del delito, y que me diga que ni las fotos del delincuente en el lugar del robo, ni el hecho de haber sido detenido con lo robado (porque eso es receptación), puede ser motivo para una detención, créame que ya nunca más hago una estúpida denuncia.
Lo mismo le ocurre al 90% o más,  de los que han sido víctimas de un ilícito.
Pero para Usted el problema radica en las policías…… ¡que equivocado está Señor Pavlovic!
Con el respeto que tengo por su profesión, ya que mi señora la ejerció, le puedo decir que ustedes han sido un tremendo aporte a las desgracias que vivimos todos los días millones de chilenos, porque vuelcan todos sus esfuerzos en forma concertada a sembrar  una cultura de resentimiento y división con la recurrente novela de la “Dictadura”, enlodando persistentemente a las FF.AA y de Orden, dejando de ser imparciales y verdaderos investigadores de los reales problemas que afectan “hoy” la vida de sus conciudadanos.
Se quejaron durante el Gobierno Militar de censura, pero no lo hacen hoy, donde han sacado del aire todos los programas que incomodan al antro político, como por ejemplo el de los falsos exonerados, porque decir la verdad a media es lo aceptable y políticamente correcto, y si esa verdad a media es omitir o mentir….bienvenido sea.
Si quiere dignificar la profesión de Periodista le recomiendo investigar a un honorable señor Diputado que ordenó el asesinato de un ex Presidente y sus Escoltas; investigue a un Ex honorable Senador cuya orden de destruir un Puente, causó la muerte de más de 60 personas inocentes; investigue a un Señor Juez  que en su propio canal de Tv confesó haber condenado a Militares fundado en “ficciones”, es decir en “invenciones”; investigue las presiones políticas para que la justicia haya determinado que una persona infartada en un partido de Basquetbol, termine como víctima de apremios ilegítimos; investigue o visite a un anciano de más de noventa y dos años de edad, sentado en una silla sin poder hablar ni valerse por sí solo por su deteriorado estado de salud, en la prisión de Punta Peuco, el cual está ahí porque para nuestra justicia él es un peligro para la Sociedad, y no un par de delincuentes con todo un arsenal, etc., etc.
En fin, demuestre que no es otro títere de la Izquierda, como la mayoría de sus pares.
Y para terminar mis preguntas:
¿En qué momento se “jodió” el Poder Judicial?
¿En qué momento se “jodió” la Prensa?
¿En qué momento se “jodió” Chile?
Para mí y muchos más, fue el 11 de Marzo de 1990, cuando los Señores Políticos comenzaron a poner al día sus cuentas bancarias, olvidando el bien común de toda una Nación.

Saluda a Usted
Jorge Tejos Rodríguez

view more articles

About Article Author

Carlos Cren
Carlos Cren

View More Articles