“Diálogo de conversos”

Agosto 15 10:34 2018

Las críticas de la izquierda contra el ex mirista Mauricio Rojas prueban una vez más que no perdonan a quienes se alejan de sus filas. Incluso los cuestionamientos de columnistas socialdemócratas y de sectores de Chile Vamos, que se dicen tan defensores de la libertad y se definen como “liberales”, demuestran que no han leído “Diálogo de conversos”, en el que se condena las violaciones a los derechos de las personas y se defiende la libertad y el pensamiento liberal.

El canciller Roberto Ampuero describe el Museo de la Memoria en la misma obra, de manera elocuente: “El hecho de que todavía estemos discutiendo de manera parcializada lo ocurrido de 1973 a 1990 o del 70 al 73, y no como un flujo de acontecimientos estrechamente vinculados, situados dentro de un marco mayor, o la arbitraria acotación misma de la historia por parte del Museo de la Memoria, muestra que nuestra visión histórica es restringida y esquemática, y está salpicada de inmensas lagunas, cuando no de océanos. Y el hecho de que no conozcamos nuestra historia, ni siquiera la reciente, impide que la asumamos como país”.

El ex senador socialista y ex subsecretario del Presidente Allende, José Antonio Viera-Gallo, en una lejana entrevista, sintetizaba el gobierno de la Unidad Popular con la antigua sentencia: “Sembramos vientos…”.

Obvio, el Museo de la Memoria tiene la memoria mutilada.

El alejamiento de Mauricio Rojas del gabinete una vez más comprueba falta de coraje ante los ataques de la falange izquierdista, laxitud en las convicciones de la derecha y carencia de lectura de “Diálogo de conversos” y, lo más grave, de la introducción histórica del Informe Verdad y Reconciliación, o Informe Rettig.

Joaquín Villarino Goldsmith

  Categories:
view more articles

About Article Author

Carlos Cren
Carlos Cren

View More Articles