Afirma Multigremial de Militares y Policías (R) FACIR: “Carabinero pitonero de carro lanzagua dado de baja: otra víctima de la (mala) autoridad”

Marzo 13 17:47 2019

Dicen que el haber dado de baja al funcionario pitonero fue una mala decisión que potenciará los hechos de violencia más que buscar apaciguarlos, y que autoridades no comprenden que frente a una horda violenta sin control siempre habrá situaciones límites y eventuales errores humanos.   

Para la Multigremial de Militares y Policías (R) de Chile, FACIR, el que se haya dado de baja al carabinero pitonero que lanzó un chorro de agua a un grupo de manifestantes afectando a una estudiante universitaria en Valparaíso con motivo de la marcha del 8M, coloca sobre el tapete de discusión la nula responsabilidad jerárquica que tienen las autoridades políticas y policiales que instruyen a las Fuerzas Especiales restaurar el orden público frente a desatados hechos de violencia, dejando en evidencia ello que de existir un error en el procedimiento policial producto de la coyuntura que suponen los hechos vandálicos se le atribuye al funcionario en cuestión la total responsabilidad de los hechos, dejándolo de paso en el más absoluto abandono y, peor aún, tratado casi como un delincuente al dictarse su suspensión y a las horas su baja inmediata.

“La discusión que debe darse y que está muy ausente es por qué razón se deja en la indefensión al Carabinero que se vio afectado producto de un error de procedimiento. El contexto siempre será resguardar el orden público y cumplir con el deber o el mandato de hacerlo, pero ese Carabinero que esa mañana del 8M se levantó vistiendo con orgullo su uniforme termina al final del día siendo suspendido y a las horas dado de baja de su institución, enfrentando a la Justicia con sus propios medios y sin el apoyo de ninguna jerarquía que lo mandató”, explicó Pedro Veas Diabuno, presidente de la Multigremial FACIR.

Agregó que “acciones como dar de baja a un funcionario policial en el contexto de un procedimiento policial como fue la marcha del 8M son un claro apoyo al vandalismo en desmedro de la Autoridad y del Orden. Se podría argumentar que todo ciudadano tiene derecho a expresarse y manifestar su descontento públicamente, pero que en lugar de hacerlo en orden y de forma pacífica utilice la violencia, no es aceptable. Todos sabemos que las manifestaciones en los lugares públicos se declaran como ‘pacíficas’ y también sabemos cómo terminan: con violencia. También sabemos cómo funciona el mecanismo para desatar la violencia. Se utiliza el conocido y primitivo impulso humano demostrado con la ‘teoría de las ventanas rotas’.

Añadió que la razón de la presencia de Carabineros en las manifestaciones es para resguardar el Orden Público, tanto a las personas como los bienes públicos y privados, y que al desatarse un hecho de violencia toda la marcha se transforma en una horda primitiva destructora. “El vandalismo se desata cuando ‘alguien’ convenientemente adoctrinado y desde el interior de la manifestación genera un destrozo como romper un ventanal, vidriera, semáforo o lo que sea. Sólo basta ese hecho para que ese grupo de personas -que hasta ese momento era ordenado- se transforme en una horda sin control que destruye todo a su paso, bienes públicos y privados y atente contra la vida de personas”.

Como Multigremial FACIR solidarizamos y apoyamos a nuestros Carabineros, entre ellos al ex Sargento Manuel Noya,  quienes sólo cumplen y cumplieron con su Deber y rechazamos la actitud de aquellas (malas) autoridades que no quieren entender cuál es la función de Carabineros cuando se trata de resguardar el Orden y de proteger a las personas y los bienes públicos y privados de la sociedad chilena.

view more articles

About Article Author

Carlos Cren
Carlos Cren

View More Articles