Algo huele mal

Abril 14 11:04 2019

Por Fabio Valdés C.

“Algo huele mal en Dinamarca”, escribía Shakespeare en su famoso drama titulado Hamlet. Acá en Chile, observo que más de algo huele mal. Ya hemos sido testigos de irregularidades en que han incurrido miembros de instituciones relevantes de nuestro país. Todas ellas fueron o están siendo sometidas al escrutinio de nuestro Poder Judicial a través de sus jueces y fiscales.

Pero ahora la cosa es más grave, muchísimo más grave. Resulta que estamos presenciando que la única institución que debe dirimir los eventuales delitos y sus sanciones ha caído también en irregularidades que tienden un manto de dudas sobre la idoneidad profesional, la calidad ética y también sobre la imparcialidad de algunos de sus miembros.

Recordemos el insólito fallo del juez Madrid sobre el caso Frei Montalva a comienzos de este año, condenando a reputados médicos, varios de ellos muy cercanos al paciente, por un crimen imaginario (el propio juez descarta el envenenamiento, la premeditación y la conspiración) y poco o nada dice sobre la septicemia, asignada por muchos expertos, como la verdadera causa del fallecimiento del expresidente Frei. Su sentencia parece sustentarse solo en la delirante teoría del “contexto” represivo de la época. ¡Increíble irregularidad judicial que espero sea subsanada por los tribunales superiores!

Sigamos con el caso de la Corte de Apelaciones de Rancagua, hoy en trámite investigativo, donde la cosa al parecer no es solo de falta de idoneidad de algunos ministros, sino que de abierta corrupción de dinero que habría inducido a fallos contrarios a la correcta administración de justicia. ¿Quién detiene toda esta podredumbre?, se preguntará el ciudadano de a pie.

Yo acuso, parafraseando a Emile Zola ante los tribunales franceses, a que las más altas autoridades de nuestro Poder Judicial no solo se fijen en la paja del ojo ajeno, sino que también en la viga del propio y tomen las medidas que provoquen en su interior, lo mismo que buscaron con las sanciones que han aplicado a personeros de varias de nuestras instituciones.

  Categories:
view more articles

About Article Author

Carlos Cren
Carlos Cren

View More Articles